La mujer más besada del mundo.

A finales del siglo XIX apareció en el río Sena el cuerpo sin vida de una muchacha de unos 15 años. Pasaban los días y nadie reclamaba un cadáver cuyo rostro evocaba sosiego, tranquilidad y un encanto casi embriagador. Por este motivo, el patólogo que cuidó de su cuerpo no pudo evitar quedar fascinado por su presencia y pidió a un escultor que sacara el molde en yeso de las facciones de la chica, que acabaron denominando “La desconocida del Sena”.

Años más tarde, a mediados del siglo XX, Pete Sefar, pionero de la medicina de emergencias, se inspiró en ese rostro para diseñar el muñeco con el que enseñaría a sus alumnos la técnica RCP (reanimación cardiopulmonar). Se calcula que más de 300 millones de personas han besado esta cara.

You Might Also Like: