Prólogo.

El objetivo de este libro solo es uno: que hoy no te vayas a dormir sin haber besado a alguien. Lo conozcas o no, quiere ayudarte a no acabar el día sin haber palpado los labios de otra persona. ¿Por qué? La respuesta es fácil. Porque, como afirmaba hace años el psiquiatra Jesús de Gándara, "buena parte de nuestra felicidad depende de la cantidad de besos que nos dan o damos". A más besos, más felicidad. Además, no solo seréis dos los que saldréis beneficiados después de disfrutar de un buen ósculo. Besar hace feliz a la gente, y la felicidad es contagiosa.

Albert Soler.