De aquí a la eternidad (1953).


Uno de los besos más recordados y apasionados del cine es el que se daban Burt Lancaster y Deborah Kerr en el drama de Fred Zinnemann. La escena fue rodada en la playa de Halona Cove, en la isla hawaiana de Oahu y desató una gran polémica por su sensualidad. Primero se les ve a ambos besándose en la orilla mientras sus cuerpos son acariciados por las olas del mar. Luego ella se levanta y se tumba un poco más arriba mientras él la sigue y comienza a besarla de nuevo. “Nunca imaginé que pudiera ser así”. “Nadie me había besado nunca como tú” decía la actriz abrazada al escultural sargento Milton Wardenal al que daba vida Lancaster. Al menos otras dos películas han imitado esa famosa escena: Drew Barrymore y Adam Sandler en 50 primeras citas y en Aterriza como puedas se parodió la escena con muchas más olas y algas.

You Might Also Like: