Besos en la oscuridad.

En 1990, un equipo de la Universidad de Princeton descubrió que algunas neuronas en la corteza premotora del cerebro tienen dos trabajos relacionados: son importantes para la sensación táctil y la percepción visual de la zona que está alrededor de la cara. Esto podría explicar por qué somos capaces de encontrar los labios de nuestra pareja después de que las luces se apaguen.

You Might Also Like: